logo_índice_de_transparencia.png
  • ITRN

Los claroscuros de la transparencia pesquera

De acuerdo con los resultados del Índice de Transparencia de los Recursos Naturales (ITRN) 2021, la información pública sobre la gestión de los recursos hídricos, forestales y pesqueros es de mejor calidad ahora que en el 2020.


El sector pesquero mejoró la transparencia de la información pública en un 59%, pasando de 0.33 en 2020 a 0.52 en 2021.


Puedes ver los resultados del ITRN 2021 aquí.

Este aumento del 59% significa que hay más información sobre la gestión pesquera en los portales oficiales de forma completa y desagregada, tanto de aquella que debe ser publicada por Ley (Transparencia Activa), como la que se publica proactivamente por las instancias gubernamentales y que es considerada de utilidad por la sociedad1 (Transparencia Proactiva). También indica que las solicitudes de información a Conapesca e Inapesca fueron atendidas con oportunidad durante ese periodo (Transparencia Reactiva); y que hay una relativa mejora en el acceso y posibilidad de reúso de la información (Datos Abiertos).



Dentro de los cuatro indicadores que conforman el ITRN, la Transparencia Proactiva tiene un peso preponderante.

La Transparencia Proactiva representa el pulso de la transparencia al evidenciar donde se encuentran los avances, pero también los retos frente a una sociedad cada vez más demandante de información.


Uno de los avances identificados desde esta perspectiva de transparencia consiste en la publicación de las copias de los permisos de pesca emitidos en los últimos años con información de los titulares, vigencia, artes de pesca, polígonos o áreas de pesca permitidas, embarcaciones asociadas al permiso con nombre, RNPA, matrícula, así como otras variables de información de relevancia tanto para el gobierno como para la sociedad. Se ha visto, por ejemplo, que empresas que promueven la pesca sustentable utilizan este tipo de información para identificar los pescadores que llevan a cabo buenas prácticas de pesca (1).

Otro avance significativo es la publicación de bases de datos de los subsidios otorgados en el 2019 con variables que permiten la caracterización de los beneficiarios en cuanto a su género, ubicación geográfica y pesquería2. Este tipo de bases son de gran utilidad para analizar la eficiencia en la distribución de apoyos (2).

No obstante, en materia de inspección y vigilancia los avances no fueron tan significativos.


La información sobre las acciones de inspección y vigilancia disponible era muy pobre en 2020, y la misma situación persistió en 2021.

Aunque en este periodo se avanzó en la publicación de los registros del Sistema de Monitoreo Satelital de Embarcaciones Pesqueras – SISMED – (3), información que valida el respeto de las áreas de pesca por parte de embarcaciones mayores, aún se sabe muy poco de lo que se hace y de los resultados que se han logrado con las acciones de inspección y vigilancia.



De acuerdo con la última evaluación del ITRN – PESCA no se cuenta con información pública sobre los recursos materiales, monetarios y humanos asignados a las tareas de inspección y vigilancia. Tampoco se publica información que de cuenta de cuántas denuncias ciudadanas se tradujeron en una inspección, cuántas infracciones se levantaron, cuántas artes de pesca, embarcaciones y producto fue incautado. Tampoco existe información pública sobre los resultados obtenidos.

Sin embargo, sin este tipo de información, ¿cómo podemos aspirar a una vigilancia eficiente? Según la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA), México es uno de los países del mundo donde más se realiza pesca ilegal (4). La pesca ilegal es la principal amenaza a la sustentabilidad de las pesquerías, afecta severamente al sector pesquero, amenaza especies en peligro de extinción, pone en jaque ecosistemas marinos y afecta el cumplimiento de los requerimientos del sector pesquero mexicano en sus mercados de exportación, por mencionar algunos de los principales impactos económicos, sociales y ambientales.

Mejorar la transparencia en materia de inspección y vigilancia es una deuda pendiente que debe ser atendida con urgencia, pues constituye el primer paso para hacer frente al gran problema de la ilegalidad.


1 Entre septiembre de 2019 y febrero de 2020, Causa Natura llevó a cabo dos talleres y una encuesta línea en la que participaron pescadores, organizaciones de la sociedad civil, estudiantes, investigadores y funcionarios de gobierno para identificar la información requerida por la sociedad en materia pesquera.


2 Cabe señalar que en 2020 hubo una reestructuración de los subsidios pesqueros. De los seis apoyos evaluados por la matriz del ITRN, actualmente solo queda vigente el apoyo de PROPESCA. En este sentido, la calidad de los padrones pudo haber cambiado en los últimos años.

0 visualizaciones0 comentarios